El Supremo abre la posibilidad de revisar todos los desahucios previos a marzo de 2013

El Supremo abre la posibilidad de revisar todos los desahucios previos a marzo de 2013

Recientemente, el Tribunal Supremo ha dictaminado la inexistencia de cosa juzgada en las ejecuciones hipotecarias anteriores a 2013. Esto no es trivial, ya que, en la pr√°ctica, miles de consumidores que fueron lanzados y perdieron su vivienda antes de esa fecha podr√≠an reclamar posibles da√Īos y perjuicios si su hipoteca conten√≠a cl√°usulas abusivas.

Como es bien sabido, el Tribunal de Justicia de la Uni√≥n Europea, tambi√©n hab√≠a emitido una sentencia en la que establec√≠a que la legislaci√≥n espa√Īola que regula los procedimientos de ejecuci√≥n hipotecaria vulneraba la normativa europea comunitaria de protecci√≥n de los consumidores y daba luz verde a que los jueces espa√Īoles pudieran paralizar todos aquellos procedimientos en los que considerasen que las hipotecas firmadas por los afectados conten√≠an cl√°usulas o condiciones abusivas. Esto provoc√≥ un aluvi√≥n de reclamaciones bancarias a partir de esa fecha. Sin embargo, dicha sentencia no entraba a valorar qu√© suced√≠a con los casos ya juzgados.

Así, el Supremo ha puesto luz sobre todos estos casos ya juzgados y, aparentemente cerrados, en los cuales se consideraba que, en las ejecuciones anteriores a dicha fecha, los jueces no podían revisar de oficio el carácter abusivo de las cláusulas presentes en los contratos hipotecarios ni los consumidores podían oponerse a la ejecución alegando la presencia de dichas cláusulas.

Con este pronunciamiento, se abren nuevas vías de reclamación para aquellos afectados que vieron cómo en el periodo anterior a la promulgación de la Ley 1/2013, de 14 de mayo, de medidas para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, reestructuración de deuda y alquiler social, que recoge los efectos de la sentencia del TJUE, les ejecutaron su vivienda sin posibilidad de alegar la abusividad de determinadas cláusulas de su contrato de préstamo hipotecario.

(Fuente: economistjurist.es)

No hay comentarios

Agregar comentario